A la llegada de las primeras expediciones en estas tierras de audaces navegantes europeos, a principios del siglo XIX, Tierra del Fuego estaba poblada por cuatro grupos étnicos muy diferenciados entre sí con áreas de distribución muy estrictas.

>>Ver mapa etnográfico

SELK’NAM

Los Selk’nam (u Onas) eran cazadores pedestres y ocupaban la zona centro noroeste de la Isla Grande.

Utilizaban arcos y flechas para obtener su presa principal: el guanaco. Aprovechaban de él su carne como alimento, su piel para vestimenta o para montar los “paravientos” (que luego de utilizar, las mujeres transportaban cargados sobre sus hombros).

Las mujeres tenían menor estatura, mientras que los varones poseían un físico armónico y de gran desarrollo muscular.

Se alimentaban de la carne de las ballenas que varaban en la zona completando su dieta con hongos, frutos, raíces y aves.

Vivían en comunidades de hasta 50 personas organizadas socialmente bajo el patriarcado, y si bien no existían líderes, la autoridad respetada era el Koon, mezcla de medico y hechicero.

El idioma era muy rico y se expresaban pintándose los rostros de negro, rojo y blanco, según su estado de ánimo.

YÁMANA

Los Yámana (Yaghan) eran canoeros nómades y ocupaban ambas márgenes del Canal Beagle y adyacencias hasta el Cabo de Hornos.

Cazaban fundamentalmente lobos marinos, que por su alto contenido de grasas era una de sus principales fuentes de alimentación: pingüinos, ballenas, peces y mariscos además de raíces, frutos y hongos completaban su dieta.

Como vestimenta utilizaban una piel de foca que colgaban desde el cuello hasta la cintura, además para protegerse del frió y la humedad se cubrían con grasa de foca o lobo marino.

Permanecían buena parte del tiempo en canoas construidas con corteza de lenga o guindo, cazando y pescando, internándose muy poco en tierra firme. En el centro de la embarcación, sobre piedras, arcillas y tierra, ardía sin cesar el fuego.

Sus principales armas eran el arpón de hueso de ballena y la honda. Eran fuertes y bajos, tenían el tórax ancho y largo (en comparación con las extremidades inferiores), brazos robustos y piernas delgadas y combadas.

Respetaban al Yekamush, que era el encargado de conducir los rituales y eventos sociales.

HAUSH

Los Haush (Manek’enk) ocupaban la zona de Península Mitre, al sudeste de la Isla Grande.

Como los Selk’nam, eran cazadores pedestres, pero debido a su situación geográfica, se dedicaban principalmente a la caza de mamíferos y aves marinas, que fueron su principal fuente de alimento.

Las armas que empleaban eran el arpón y lanza para la pesca, aunque también se dedicaban a la recolección de moluscos.

Era una tribu pacífica que se nucleaba en pequeños grupos integrados por dos o tres familias.

No utilizaban canoas y vivían en chozas construidas con ramas y recubiertas con pieles de lobos marinos

De las cuatro etnias era el grupo más reducido.

ALAKALUFES

Los Alakalufes poblaban desde la Península de Brecknock, Chile, hacia el norte, ocupando la mayoría de las islas al oeste y parte de la Isla Grande.

Sus actividades principales eran la caza marina y la pesca, trasladándose en forma constante en la búsqueda de lobos marinos, peces y pingüinos.

Nómades acuáticos como los Yámana, los Alakalufes se desplazaban en grandes canoas, que eran el bien patrimonial más importante de cada familia, las que vivían aisladas unas de otras.

Para protegerse del viento y las abundantes precipitaciones de esa zona, utilizaban como abrigo varios cueros de lobos marinos cosidos entre sí, con la piel hacia fuera.

A partir de las visitas de expedicionarios europeos, comienza una etapa en la que se mezclan varios factores que provocan el rápido deterioro de la vida de los nativos fueguinos.