SITUACIÓN GEOGRÁFICA

El archipiélago fueguino se encuentra separado del continente por el Estrecho de Magallanes, su superficie alcanza los 75.000 km2 sumando islas e islotes. La isla principal es conocida por el nombre de Isla Grande y ocupa unos 45.000 km2. Sus límites se hallan establecidos al oeste por el meridiano de 68º 36´ longitud oeste, el Mar Argentino al este, mientras que la boca oriental del Estrecho de Magallanes demarca el límite norte y el canal Beagle el sur.

La ciudad de Ushuaia es la capital de la provincia, considerada la más austral del mundo y se encuentra sobre la costa norte del canal Beagle y al pie del cordón Martial, en plena Cordillera de los Andes. Presenta un relieve irregular: valles glaciarios, turberas milenarias, sierras y hondonadas. Mientras que su par, Río Grande ubicada en el norte, tiene las características de una típica ciudad patagónica: superficie llana con suaves ondulaciones y como únicos límites naturales el mar y el valle inundable del río.

GLACIACIONES

Los glaciares se originan por las bajas temperaturas y la consecuente acumulación de nieve en la superficie terrestre. Los geólogos denominan glaciaciones a los períodos de bajas temperaturas e interglaciales a los de altas.

En la mayoría de los casos, las glaciaciones actúan sobre el paisaje modificando sus características y borrando los rastros de la glaciación anterior. Cada vez que se hace referencia a este fenómeno, se habla de los que tuvieron lugar en nuestra era, es decir en el período Cuaternario.

Las últimas investigaciones científicas manifiestan que casi la totalidad de la Isla Grande de Tierra del Fuego estuvo cubierta de hielo durante el pleistoceno ( 100.000 a 20.000 años de la actualidad).

No sólo la zona sur estuvo expuesta a los efectos del hielo, sino que también el lecho que ocupa el hoy llamado Estrecho de Magallanes estuvo ocupado por un gran glaciar. Asimismo, el canal Beagle fue ocupado por un río de hielo cuya altura alcanzó quizás los 1200 metros sobre el actual nivel del mar, con una extensión de 200 km. El efecto erosivo avanzó hasta convertirlo en un canal interoceánico.

MINERALES

En nuestra provincia han sido explotados distintos minerales, algunos hasta su agotamiento, como en el caso del oro. La riqueza mineral de la región incluye: pirita de hierro, petróleo, gas, arcillas y turbas entre otros.

La turba es material vegetal en descomposición, del que se han realizado investigaciones a fin de determinar sus potenciales aplicaciones. Hasta ahora, se la aprovecha especialmente como mejorador de terreno.

Se lo encuentra en lugares con las siguientes características:

· exceso de agua, que debe renovarse de manera constante

· suelo y subsuelo permeables

· temperaturas bajas

· climas lluviosos

· falta de aire en lo más profundo del terreno

La presencia de turbales es, precisamente, una curiosidad fueguina. Estas formaciones se hallan principalmente en los grandes valles del sur, los más importantes son: Carvajal, Tierra Mayor y Moat.

En los turbales los vegetales predominantes son los musgos Sphagnum y Carex. Una de sus propiedades principales es la de absorber grandes cantidades de agua.

SUELOS

La formación de los suelos es un constante proceso del cual participan agentes bióticos y abióticos: tanto los minerales que conforman la roca madre, como el relieve, las condiciones climáticas, el tiempo transcurrido y la vegetación predominante, participan de este fenómeno.

En la Isla Grande pueden diferenciarse seis tipos de suelos, que se denominan dominios edáficos y ocupan áreas bien diferenciadas. Los mismos pueden ser identificados a través de un análisis del relieve y sus geoformas.

En Tierra del Fuego encontramos:

1) cumbres cordilleranas

2) serranías y valles glaciarios

3) valles glacifluviales

4) planicies onduladas muy disecadas

5) planicies onduladas de pendiente pronunciada

6) planicies de acumulación marina

Otra característica es la presencia de suelos permanentemente congelados, también conocidos como permafrost. Factores como la altitud, variación de la temperatura y exposición al viento, entre otros, determinan la profundidad a la que se encuentra esta capa fría de suelo.

En nuestra provincia, el permafrost se encuentra a partir de los 700 msnmm, se lo puede identificar fácilmente ya que se encuentra marcado por la línea del limite de bosque.

HIDROGRAFÍA

La mayoría de nuestros ríos nacen en la cordillera argentina y/o chilena y desaguan en el Océano Atlántico, el canal Beagle o en el Estrecho de Magallanes.

En nuestra provincia, y de acuerdo con el relieve, podemos dividir a los ríos en andinos y extra-andinos.

Los cursos de agua andinos, se hallan ubicados en la zona sur de Tierra del Fuego, entre ellos podemos citar los ríos: Claro, Valdez, Milna, Pipo, Larsifashaj, Lapataia y Olivia, entre otros. Los lagos Yehuin, Fagnano, Escondido, Roca y Chepelmut, pertenecen a esta categoría.

Las principales características de los ríos de montaña son:

· sus nacientes se encuentran en altas cumbres donde se derriten el hielo y la nieve.

· los cursos son cortos y con pendientes fuertes de saltos y cascadas.

· los caudales varían, las crecidas se deben al deshielo y a las fuertes lluvias.

En cuanto a los ríos extra-andinos, se encuentran en la zona centro y norte de la isla, son ríos pequeños y de poca corriente debido a las escasas precipitaciones. Son de tipo estacional ya que transportan mayor cantidad de agua entre los meses de septiembre y diciembre.

El río Grande es el más importante del archipiélago, no sólo por su caudal, sino también por su longitud que llega a los 220 km. Nace en territorio chileno y recoge afluentes en su camino al Océano Atlántico.

CLIMA

El sector oriental del archipiélago fueguino puede ser dividido en dos grandes ambientes bien definidos por su clima. La zona ubicada al sur del lago Fagnano se caracteriza por el frío-oceánico, mientras que en la zona norte hallamos un tipo de clima frío-subhúmedo.

Nuestra isla se encuentra bajo la influencia de la masa oceánica, y debido al efecto moderador del mar las temperaturas mínimas no son tan bajas, y las máximas son menores que en otras localidades a igual latitud en el hemisferio norte.

Otro factor influyente es la cercanía al continente antártico, esto genera la emisión de vientos fríos que provocan frentes polares que afectan a nuestra provincia.

El clima fueguino se caracteriza también por la presencia de viento entre los meses de septiembre y marzo. En Tierra del Fuego, el viento predominante proviene del cuadrante oeste, pero en el caso de Ushuaia, y debido a la presencia del cordón montañoso, el viento procede del cuadrante sudoeste.

La cordillera funciona como una barrera para los frentes de aire frío que llegan desde el Pacífico. Al llegar los vientos cargados de humedad chocan con las montañas, descargando gran parte del vapor que precipita en forma de nieve o lluvia sobre los valles y faldeos, y prosigue el viento hacia el este con una carga menor de humedad.

DATOS CLIMÁTICOS DE TIERRA DEL FUEGO

Factores climáticos

Ushuaia

Río Grande

Temperatura media anual

5,3º C

5,5º C

Media en Julio

1º C

-0,2º C

Media en Enero

9,1º C

10,1º C

Duración día invierno

6 h 45 min.

7 h. 35 min.

Duración día verano

17 h. 23 min.

17 h. 05 min.

FLORA Y BOSQUES DE TIERRA DEL FUEGO

En Tierra del Fuego las precipitaciones disminuyen de sur a norte, lo que explica la diferencia entre el frondoso bosque que cubre las costas del Canal Beagle y el más seco y abierto que se extiende al norte del Lago Fagnano.

Los suelos son jóvenes, permeables y ricos en materia orgánica. Provienen de la modificación de la roca madre o de sedimentos morrénicos (dejados por los glaciares). En general son ácidos y poco profundos, lo que limita el desarrollo de ciertas especies vegetales y hace que las raíces resulten superficiales y ramificadas.

Los ejemplares arbóreos son de edades y tamaños variables; de muy buen desarrollo en zonas cercanas al nivel del mar, se vuelven retorcidos y muy ramificados a más altura. Estos bosques nunca superan los 700 m. sobre el nivel del mar, considerado el límite de vegetación.

Las masas boscosas ocupan un 30 % de la superficie de la isla y están compuestas principalmente por lengas, guindos y ñires, especies pertenecientes a la familia de las Fagáceas. Estos árboles florecen con profusión durante unos pocos días de primavera, presentando flores masculinas y femeninas.

Lenga

La lenga es un árbol de hojas caducas con dos lóbulos entre cada nervadura. Adaptable a condiciones extremas, suele encontrarse hasta el límite de vegetación. De buen porte, tronco recto y corteza grisácea, adopta formas achaparradas y arbustivas al ascender en altura.

El guindo en cambio, es de hojas perennes duras al tacto y con bordes regularmente aserrados. Es conocido también como “coihue magallánico”. Alcanza su mejor desarrollo en la costa del Canal Beagle, se lo encuentra en los lugares más húmedos, llegando hasta la margen sur del Lago Fagnano. Suele formar pequeños conjuntos dentro del bosque de lenga, con un porte similar al de ese árbol, necesita temperaturas bajas para poder vivir.

Ñires

El ñire es de hojas caducas, resistente a condiciones adversas, como exceso de agua, viento o sequía, tiene preferencia por los lugares bajos. Presenta gran cantidad de ramas, su corteza es de color grisáceo y su porte es bajo.

Ya en menor proporción y dentro del bosque encontramos otros tres árboles que, en esta zona, suelen adoptar formas arbustivas:

El canelo con sus hojas ovaladas grandes y brillantes y una corteza grisácea, lisa y aromática. Posee flores de largos tallos, blancas o ligeramente rosadas que aparecen en ramilletes durante el verano. Sus frutos son de color verde oscuro.

Notro

El notro es común en el sur de la isla, alcanza buen porte según la protección que ofrezca el lugar donde crece. Su corteza es lisa y sus hojas, de formas variadas y borde liso, son de color verde oscuro en su cara superior y más clara en el revés. Es muy llamativo por sus hermosas flores en racimos de color rojo intenso que aparecen al principio de la primavera y al final del verano. Sus frutos se presentan en vainas doradas y poseen numerosas semillas.

Por último el maitén, o leña dura, es característico de la costa lluviosa del canal Beagle. Suele medir de 2 a 3 m. pudiendo alcanzar mayor altura en sitios protegidos. Sus flores, que aparecen entre el invierno y la primavera, son muy pequeñas y de color rojo oscuro.

Dado que existen en la isla más de 500 especies de plantas con flores, variedad de helechos, líquenes, hongos y cientos de especies de musgos, resulta imposible describirlas a todas, por lo que hemos seleccionado sólo algunas que, por sus características, seguramente llamarán su atención.

Campanilla

La flor que representa a la provincia de Tierra del Fuego es la campanilla. Crece cerca del mar, en terrenos secos y arenosos, presentando sus flores entre noviembre y enero. Tiene un largo tallo con grupos de 2 a 7 flores, de color blanco o crema, con estrías púrpura y el centro amarillo.

La drosera es una diminuta planta insectívora, que mide de 4 a 5 mm., que crece sólo en zonas muy húmedas floreciendo entre diciembre y febrero. Sus pequeñísimos tentáculos, de atractivo color rojizo en el extremo, segregan una sustancia melosa que le sirve para atrapar insectos.

También existen varias plantas que brindan deliciosos frutos comestibles. Al recogerlos, es necesario extremar las precauciones a fin de no dañar las plantas para poder volver por más al año siguiente.

Calafate

El calafate es un arbusto espinoso, de hojas siempre verdes, que puede alcanzar los 4 m. de altura, se desarrolla en terrenos secos y soleados. Sus flores, que aparecen entre octubre y enero, son muy abundantes, de color amarillo intenso y un fuerte, pero agradable perfume. Su pequeño fruto, de color azul violáceo brillante cuando esta maduro, aparece en febrero. Una leyenda dice que quien come calafate, regresa por más.

La chaura es un arbusto cuyas pequeñas hojas terminan en una espina, crece cerca de la costa y en los claros poco húmedos, produciendo flores y frutos dos veces por año. Sus flores son pequeñas y blancas.

Michay

El michay es un arbusto siempre verde, cuyas espinosas hojas se asemejan a las del muérdago. Presenta llamativas flores naranja antes de finalizar el invierno mientras que sus azulados frutos maduran en otoño.

La parrilla es un arbusto grande que crece en lugares bajos, especialmente cerca de la costa y en los cañadones húmedos. Durante la primavera se cubre de ramilletes colgantes de flores rojas o amarillas en forma de campanillas, que durante el verano se trasforman en frutos redondos, rojo oscuro o negros.

Por último la frutilla de magallanes crece en los claros del bosque y sobre las lomadas suaves. Sus flores blancas de cinco pétalos redondeados, que aparecen entre octubre y febrero, se convierten durante el verano en sabrosas frutillas.

También puede observarse la frutilla del diablo que es una planta que crece en suelos húmedos y sombreados, de hojas carnosas, brillantes y forma circular, cuyos frutos se asemejan a una frutilla, pero no son comestibles.

Mata negra

La mata negra es un arbusto siempre verde, muy ramificado, que crece tanto en los llanos como en la montaña y que llama la atención por sus abundantes flores, semejantes a pequeñas margaritas que perduran hasta bien entrado el otoño.

La flor de chocolate es la flor más interesante de la alta montaña, ubicada generalmente cerca de cristalinos cursos de agua. Durante la primavera es verde y espinosa, cubriéndose en el verano de pequeñísimas florecillas blancas con un fuerte olor a chocolate.

Orquídea Senecios

Entre cientos de atractivas flores, que tapizan el suelo de los más variados colores se destacan las orquídeas blancas, verdes y amarillas, las topa-topa, las violetas, la edelweiss fueguina, murtillas y senecios.

Entre las plantas parásitas y los diferentes hongos que afectan al bosque fueguino encontramos la barba de viejo que es un liquen que se encuentra en todo el bosque fueguino, siendo más común en la zona norte, especialmente sobre los ñires. Tiene la forma de un conjunto de hilos colgantes de color verde claro. No le hace daño a la planta, sólo la utiliza como apoyo.

Barba de viejo

El nido de pájaro, o farolito chino, es una planta hemiparásita provista de hojas verdes que le permiten hacer fotosíntesis y de órganos chupadores semejantes a raíces, con los cuales absorbe la savia bruta del árbol. Resalta especialmente cuando las lengas y los ñires se encuentran sin hojas.

También el pan de indio es un hongo parásito, de color blanco o amarillo claro, que madura de noviembre a diciembre. En este período se arruga, endurece y su superficie se llena de agujeros. Sus hilos se adhieren a la planta y segregan una sustancia que provoca, como consecuencia, una desmesurada multiplicación celular que da origen a la forma característica, conocida como “nudo”.

Existen un conjunto de hongos que debilitan la resistencia de la planta, transformando la madera en una masa pulverulenta conocida como podredumbre. Esta adquiere tonalidades rojizas cuando los hongos afectan a la celulosa, o blancas, cuando atacan a la lignina.

También los turbales, grandes extensiones de terreno de consistencia esponjosa, textura muy suave y llamativas tonalidades rojizas y anaranjadas, se encuentran en toda la provincia, fundamentalmente en los grandes valles del sur. A grandes rasgos, los turbales consisten en materia vegetal acumulada en muy lenta descomposición: capas sucesivas de musgos (especialmente los del género Sphagnum) que tienen la particularidad de absorber grandes cantidades de agua.

FAUNA

Castor Zorro colorado

Aunque la fauna fueguina es rica y variada, son relativamente pocas las especies de mamíferos terrestres autóctonos: guanacos, zorros colorados, tucu-tucus, ratas, ratones y murciélagos.

Por otra parte, existen casi 200 especies de aves y una abundante fauna marina en la región.

Se suman a ellos varios animales que fueron introducidos en la isla en tiempos pasados, cuando aún no se tenía conciencia de los problemas que podían ocasionar en el equilibrio natural del ecosistema, algunos de ellos son el conejo, el castor, el zorro patagónico y la rata almizclera.

TERRESTRE

Así como se generan variaciones lógicas al combinarse diferentes ambientes como la estepa, el bosque y la costa, existe también una amplia variedad de mamíferos.

En la zona de la estepa pueden oírse los fuertes gritos de alarma que suele emitir el curioso zorro colorado fueguino fácil de distinguir con su pelaje largo y notablemente rojizo en el vientre, las patas y la cabeza; grisáceo en el dorso y negro en el extremo de la cola.

En cambio el zorro gris patagónico se diferencia por su menor porte, dorso y cola grisáceos, con las patas y flancos leonados, levemente rojizos, con el mentón y el extremo de la cola oscuros. En los muslos presenta también una mancha negra característica. Es una de las tantas especies introducidas que lograron adaptarse sin mayores inconvenientes. La coloración predominante es la pardo rojiza o gris, pero también hay ejemplares blancos o negros.

Otra especie introducida, en el año 1946 con el objeto de fomentar la industria peletera, fue el castor canadiense. Es un roedor acuático de gran tamaño, de pelaje doble, con la cola desnuda, escamosa y achatada, en forma de remo o pala. Llega a medir 1,20 m. Sus patas son cortas y sus pies traseros presentan membranas bien desarrolladas. Para habitar prefiere los turbales, luego las lagunas y finalmente los cursos de agua. Es destacable que puede permanecer bajo el agua sin respirar por períodos de hasta 15 minutos. Sus uñas son muy afiladas, las usa para cavar, acarrear ramas, piedras y barro. Construye grandes diques (castoreras) que utiliza como vivienda y para almacenar sus víveres, provocando graves consecuencias en el entorno.

También se introdujo la rata almizclera que es un roedor semiacuático, muy buen nadador y buceador. Su pelaje es corto, suave y denso, de color pardo oscuro brillante, cola escamosa y desnuda. Es una especie propia de los pantanos con vegetación acuática, pero también vive en las márgenes de lagos y ríos y en menor medida en costas marinas. Dependiendo del ambiente, construyen sus madrigueras con la vegetación que crece cerca del espejo o curso de agua, o bien las excavan si ésta no existe.

El guanaco es uno de los mamíferos más llamativos y representativos de la fauna patagónica en general y fueguina en particular. Este camélido de cabeza pequeña, cuello largo, con orejas largas y puntiagudas, es de pelaje lanoso, corto, color canela, con el hocico negro, mientras que la garganta, cuello y vientre son blanquecinos. Su cabeza es pequeña, con ojos saltones y grandes que resaltan sus pestañas largas y arqueadas. Sus patas terminan en dos dedos dotados de almohadillas que tienen la particularidad de no erosionar el terreno.

El conejo, especie introducida, es de aspecto similar a un roedor. La coloración predominante es la pardo rojiza o gris en casi todo el cuerpo con manchas blancas o blancuzcas en la garganta y en la cola.

COSTERO

El canal Beagle está poblado de moluscos (caracoles, lapas y bivalvos), peces y crustáceos (krill, centolla y centollón) mientras que en el mar abierto viven distintas especies de ballenas, delfines, orcas, marsopas y toninas.

El lobo marino de un pelo es residente permanente de Tierra del Fuego y se distingue de otros lobos marinos por su hocico algo respingado, corto y ancho y por poseer pabellón auditivo. El macho es más grande que la hembra y posee una abundante melena. Las patas tienen forma de aletas. La coloración de su pelaje varía en forma notable según la edad y el sexo. Las crías, que nacen en octubre, presentan un pelaje negro brillante hasta el primer mes de vida en que se vuelve negro pardusco.

El lobo marino de dos pelos, o lobo fino, es de menor tamaño que el lobo común, su cubierta capilar está formada por un pelaje externo liso y un entrepelo fino y delicado por debajo de aquel. El valor de su pelaje lo ha convertido en objeto de caza intensa. Actualmente esta actividad está prohibida y se ha logrado equilibrar la población.

El delfín austral es el más común en el Canal Beagle y se lo distingue por su lomo gris oscuro con su aleta dorsal curva y vientre blanco.

Las toninas overas normalmente nadan a corta distancia de la costa llamando la atención por su coloración y aspecto vistoso.

La centolla posee su cuerpo cubierto de un caparazón duro rojo - anaranjado cubierto de fuertes púas, tiene tres pares de patas, y un par atrofiado que utiliza como pinzas. Su peso promedio es de 2 kg. Es uno de los recursos pesqueros más importante de la zona y la degustación de su carne es el gran objetivo de los amantes de la gastronomía internacional.

AVES

Bandurrias Caiquen Cormoranes

De las casi doscientas especies de aves que habitan Tierra del Fuego, la gran mayoría son residentes o visitantes regulares. Según el ambiente que recorra y el momento del año en que lo haga, podrá encontrar distintas especies. La zona del Parque Nacional Tierra del Fuego, por la variedad de ecosistemas que protege, es excelente para realizar avistajes.

No es poco común que caminando por el bosque el pájarocarpintero sorprenda con su particular sonido, al golpear con su pico los árboles en busca de larvas o insectos realizando agujeros. Llamará la atención sobre su plumaje negro en el caso de los machos su llamativa cabeza colorada y copete.

Tampoco pasarán inadvertidos el cauquén común y el cauquén cabeza gris, o real, con sus formas esbeltas, patas y cuello largo con cabeza pequeña.

Por otro lado, en las montañas (principalmente en la zona centro de la provincia) y a lo largo de la costa, se puede ver fácilmente al majestuoso cóndor andino volando y planeando a gran altura con las alas extendidas horizontalmente. Desde abajo se lo ve de color negro, con una cresta rojiza en el caso del macho.

Durante una navegación por el canal Beagle se destacan, entre otros: la gaviota cocinera, de patas amarillentas, la gaviota gris, o austral, de patas y pico rojizos, el gaviotín sudamericano, pequeña y rápida ave de pico agudo y larga cola blanca y el albatros de ceja negra, ave de gran porte color blanco excepto en el dorso y las alas, con su característico pico amarillo y una mancha negra que rodea el ojo. También son comunes los petreles, skúas, cauquenes costeros y pardelas.

El pingüino magallánico resulta fácil de identificar por su vientre color blanco con dorso y cara negra recorrida por una línea blanca.

Los cormoranes, de brillante color negro azulado, forman grandes colonias en el canal, prefiriendo los islotes rocosos para nidificar. Se destacan el de cuello negro, el real y el imperial.

Pingüinos

En el mar abierto se encuentran las aves más grandes: el albatros errante, de color blanco, con el borde y la punta de las alas negras, el cual llama la atención por su tamaño ( 3,20 m. de envergadura). También el albatros real, muy parecido al anterior, pero de tamaño algo menor y con el pico más amarillento.