Es una actividad basada en la pintura del paisaje como tema central. Ushuaia cuenta con lugares inimaginables: ríos, montañas, bosques, mar, nieve, cielo, luz... todo aquello que para los amantes de esta actividad no resulta fácil encontrar en un mismo ámbito, con el aditivo de realizarlo próximo a una cómoda cabaña a orillas de un lago, en el medio de la estepa o en una salida de campo. Es el medio que permite descubrir una paleta de colores muy especial: las tonalidades rojizas del otoño, los azules y grises que irradia el invierno y los verdes de la primavera y el verano. Será acompañado y asistido por un artista plástico local con amplios conocimientos en la pintura y en la geografía del lugar.