Tan diversas como sus paisajes, las características de los ríos y lagos fueguinos, convierten a la provincia en un singular punto de atracción para pescadores deportivos de todo el mundo.

Las especies de salmónidos que se encuentran en Tierra del Fuego son reconocidas internacionalmente por la calidad de su carne y la armonía de su línea. Entre las truchas más apreciadas encontramos aquí a la trucha marrón, la de arroyo y la de acoiris.

Para disfrutar de un día de pesca, puede optar por visitar los “cotos” - generalmente asociados a típicas estancias fueguinas, con servicio de alojamiento - o realizar esta actividad libremente en casi cualquier punto de la isla.

En las agencias de viaje de la ciudad es posible contratar excursiones con guías especializados, que incluyen todo el equipamiento necesario para realizar este deporte. Asimismo, para quienes prefieran intentarlo por su cuenta, es preciso obtener los permisos de pesca en los lugares habilitados para ese fin.

Los métodos autorizados para su captura son el “spinning” o “cuchara”. La temporada abarca los meses de octubre hasta marzo, extendiéndose al mes de abril solamente para la pesca deportiva, que implica la devolución obligatoria de las piezas.