Las motos de nieve, generalmente biplaza, constituyen el transporte perfecto en el medio nevado. Subir o descender pendientes, tomar curvas o enfilar largas rectas, es una autentica delicia para aventureros o para compartir en familia. Si bien los paseos con motos requieren de una geografía similar a la del esquí de fondo, cada vez son más los espacios que estas motos utilizan, permitiendo así acceder a escenarios naturales excepcionales.